Patrimonio histórico

La protección frente al rayo de los edificios históricos es crucial en todos los aspectos. Muchas grandes obras de arte de la humanidad se han perdido por daños e incendios causados por rayos, especialmente porque este tipo de edificios son a menudo los puntos más altos de su entorno y habitualmente están construidos con material metálico, de piedra e incluso de materiales inflamables.

Además, muchos edificios históricos disponen de equipamiento electrónico, como cámaras de seguridad, medios audiovisuales, etc., y reciben un gran número de visitantes generando grandes concentraciones de personas, regularmente o en momentos puntuales.

Por tanto, es clave la toma de medidas preventivas como la detección de tormentas, de protección externa, como pararrayos, e interna, como protectores contra sobretensiones.

Soluciones de protección contra el rayo

Museos
Teatros
Templos de culto
Edificios históricos
Centros de convenciones