PARARRAYOS - PROTECCIÓN SOBRETENSIONES

Tomas de tierra - Soldadura Exotérmica - Detectores de tormenta

Pararrayos - Aplicaciones Tecnológicas: Especialistas en protección contra el rayo, sobretensiones transitorias y permanentes, detectores de tormentas.

APLICACIONES TECNOLÓGICAS USA COOKIES EN ESTA PÁGINA WEB

Nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para obtener estadísticas de uso del sitio web y recoger datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad. Si continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Puede consultar información detallada sobre las cookies y su uso en nuestra Política de cookies.

 

Queremos mantenerle informado sobre las novedades referentes a los Sistemas de Protección Contra el Rayo (pararrayos, protección contra sobretensiones, detectores de tormentas), actualización de las normativas existentes, desarrollo de cursos especializados de formación, jornadas técnicas, así como las distintas aplicaciones y posibles descargas desarrolladas.

¿Existe una relación entre la contaminación, el cambio climático y un posible aumento de tormentas eléctricas?

20/09/2018

Actualmente, caen sobre la Tierra alrededor de 25 millones de rayos cada año. En relación a la frecuencia de caída de rayos, algunos estudios apuntan que el calor y un aumento de la temperatura tienen una relación con la electrificación de las nubes. De hecho, se conoce que las tormentas eléctricas son más frecuentes durante los meses de verano.

Este razonamiento podría hacernos pensar que, si el cambio climático produce un aumento de las temperaturas a nivel global, se podría producir un aumento de la incidencia de rayos.

Posible aumento de tormentas eléctricas    

Pero, ¿De verdad el calentamiento global podría estar provocando un aumento de la caída de rayos? ¿Existen datos que corroboren la relación entre la polución y los rayos?

Investigaciones recientes apuntan que el número de rayos aumentará en los próximos años

En los últimos años se han publicado estudios científicos que arrojan un poco de luz sobre este tema. A continuación, destacamos dos de las investigaciones más destacadas al respecto:

A mayor temperatura, mayor frecuencia de rayos

Un grupo de investigadores de la Universidad de California, Berkeley, liderado por el científico David Romps, ha publicado el resultado de sus investigaciones en la revista Science bajo el título Projected increase in lightning strikes in the United States due to global warming.

La investigación se llevó a cabo en Estados Unidos, recabando y relacionando los datos ofrecidos por National Lightning Detection Network NLDN (Red Nacional de Rayos de Estados Unidos) durante un año. A raíz del análisis realizado, concluyeron que el número de rayos aumenta alrededor de un 12% por cada grado que incrementa la temperatura global en el aire. Según los investigadores, si el aumento de las temperaturas continua al ritmo actual, al final del siglo XXI podríamos experimentar un 50% más de rayos que en la actualidad.

calentamiento global y aumento de rayos

La influencia del tráfico marítimo en la frecuencia de rayos

El científico Joel Thornton, de la Universidad de Washington, ha liderado una investigación que se ha publicado en la revista Geophysical Research Letters con el título Lightning enhancement over major oceanic shipping lanes.

Durante 12 años, entre 2005 y 2016, el equipo de investigadores se dedicó a mapear y comparar los datos recogidos por World Wide Lightning Location Network WWLLN sobre la caída de rayos en Asia. Compararon regiones marítimas en Asia con idénticas condiciones climáticas: por un lado, zonas con rutas comerciales con mucho tráfico marítimo y, por otro lado, zonas próximas sin rutas comerciales. Descubrieron que caen el doble de rayos sobre las rutas marítimas comerciales del sur de China y del océano Índico que, sobre otras zonas próximas comparadas, separadas a tan solo 100 kilómetros y con un clima muy similar.

De las conclusiones surgidas a partir de esta investigación, los científicos sostienen la hipótesis de que la contaminación producida por las emisiones de los buques mercantes en el aire está produciendo un incremento de los rayos en los mares y océanos.

contaminación tráfico marítico y frecuencia de rayos

Aunque estos estudios parecen indicar que en un futuro se va a producir un incremento de tormentas eléctricas, los científicos hasta el momento no son capaces de indicar cuándo ocurriría este aumento de la actividad eléctrica atmosférica.

Al margen de las investigaciones, las redes de detección de rayos cada vez mejoran en eficacia y monitorizando áreas que antes no se monitorizaban, lo que podría influir en que el número de detecciones de rayos sea cada vez mayor.

No obstante, quizás sea demasiado pronto para afirmar, sin lugar a dudas, que realmente existe un paralelismo entre el cambio climático y el aumento de rayos. Desde Aplicaciones Tecnológicas seguiremos con mucho interés las investigaciones al respecto que, probablemente, se intensificarán en los próximos años.

A pesar del aparente aumento de rayos en relación a las décadas anteriores, los daños producidos por rayos en las ciudades que cuentan con sistemas de protección se han reducido notablemente. Afortunadamente, el avance en la implantación de tecnologías de protección contra el rayo ha contribuido a una mayor seguridad de las personas y las infraestructuras.