El rayo, últimos datos estadísticos

El Lago de Maracaibo (Venezuela) es a día de hoy, y según el último estudio realizado por la NASA, el lugar donde más rayos caen al año por kilómetro cuadrado. Según los datos obtenidos por la Misión de Medición de Lluvias Tropicales (TRMM), se concluyó que en esta zona se llegan a desarrollar en torno a 279 tormentas eléctricas al año.

Por otro lado, Michael Peterson, científico de Los Alamos National Laboratory, publicó el pasado mes de agosto en la Journal of Geophysical Research Atmospheres un nuevo estudio sobre el rayo. Peterson describe en este un hallazgo reciente: un “relámpago araña” sobre Brasil que abarca 673km de distancia, algo menos que la distancia en línea recta entre Paris y Múnich.

 

¿Cómo se forman las tormentas eléctricas?

En la atmósfera, en condiciones normales, existe un equilibrio entre las cargas positivas y negativas. Mientras que, durante una tormenta eléctrica, la parte baja de las nubes se carga negativamente e induce una carga positiva en la tierra y los elementos situados sobre ella.

A partir de cierto nivel de campo eléctrico, el aire deja de ser aislante y las nubes se descargan sobre la tierra con un arco eléctrico al que llamamos rayo.

Según el último análisis del Consejo Nacional de Seguridad contra Rayos de Estados Unidos de marzo de 2019, casi dos tercios de las muertes producidas por rayo en los últimos 13 años ocurrieron mientras las víctimas disfrutaban de actividades al aire libre.

Entre las actividades al aire libre que concentran un mayor número de accidentes por rayo encontramos:

  • Pesca y navegación
  • Fútbol y golf
  • Actividades en la playa
  • Camping

Asimismo, el estudio refleja que el 70% de las muertes producidas por rayos ocurrieron en los meses de junio, julio y agosto, coincidiendo con los días en los que la mayor parte de la población libra: viernes, sábados y domingos.

Prevención y protección contra el rayo

Hasta la fecha, no existe ningún dispositivo capaz de evitar la formación de los rayos. Sin embargo, sí es posible crear un camino de descarga de este fenómeno a la tierra para que minimice sus efectos perjudiciales sobre las personas y su entorno: el sistema de protección contra el rayo (pararrayos).

Dada la imprevisibilidad a la que nos atenemos si no disponemos de dicho sistema, y considerando la cantidad de incidentes que provocan los rayos anualmente, Aplicaciones Tecnológicas S.A pone a su disposición una serie de consejos prácticos para su protección.

Para una adecuada prevención, le recordamos que existe además, un sistema de alerta temprana de posible caída de rayo. El sistema ATSTORM® le permite recibir de antemano información precisa sobre la formación y disipación de tormentas eléctricas sobre el área a proteger. Esta tecnología aporta información fiable y precisa, previniendo posibles accidentes por impacto de rayo al activar los protocolos pertinentes con suficiente antelación.

En Aplicaciones Tecnológicas disponemos de experiencia, capacidad técnica y conocimiento normativo para proporcionar soluciones de protección y prevención contra el rayo adecuadas a cada caso y proyecto. Contáctenos y le asesoraremos en su proyecto.