Protección externa: pararrayos

El rayo es uno de los fenómenos más destructivos de la naturaleza. No existe ningún dispositivo capaz de evitar la formación de rayos, pero sí que es posible minimizar sus efectos mediante un sistema de protección contra el rayo.

El pararrayos es la pieza esencial del sistema de protección contra el rayo. Debe ser el punto de impacto controlado de una descarga, de forma que proporcione a la corriente del rayo un camino a tierra sin dañar la estructura protegida.

Los elementos que componen un sistema integral de protección contra el rayo son los siguientes:

  • Sistemas de captación (pararrayos con dispositivo cebado (PDC) o puntas Franklin y mallas)
  • Conductores de bajada.
  • Puestas a tierra.
  • Protección contra sobretensiones.
  • Otras medidas que minimicen los efectos destructivos del rayo (uniones equipotenciales, apantallamientos, etc.).

Los pararrayos con dispositivo de cebado (PDC) se caracterizan por emitir un trazador ascendente continuo antes que cualquier otro objeto dentro de su radio de protección. Los pararrayos de Aplicaciones Tecnológicas DAT CONTROLER ® REMOTE han superado todos los ensayos según la normativa y disponen de las mayores garantías de funcionamiento:

  • Certificado de radio de protección y cumplimiento de normativa
  • Certificación de producto AENOR Nº 058/000005
  • Certificado de corriente soportada 20 impactos de 200 kA y 5 impactos de 250 kA (10/350us)
  • Certificado de funcionamiento en condiciones de lluvia
  • Comprobación de funcionamiento desde cualquier lugar vía GSM
  • Certificado de radio de protección:

La protección mediante puntas Franklin y mallas consiste en repartir y disipar la corriente de descarga del rayo por un entramado de conductores de bajada y tierras. La instalación, las secciones y materiales deben cumplir con lo establecido en las normas que definen este tipo de sistemas (series IEC 62305, IEC 62561).

Los conductores de bajada tienen como objetivo conducir a tierra la corriente de rayo procedente del sistema de captación hasta la toma de tierra.

Por último, la puesta a tierra, que conduce y dispersa la corriente de rayo al terreno.

Estas medidas, junto con las uniones equipotenciales, evitan daños físicos a las estructuras. Pero los efectos del rayo pueden entrar también por las líneas de servicios. Para evitar daños los equipos eléctricos y electrónicos en su interior se precisan protectores contra sobretensiones.

Certificación de AENOR RP 058.02

Certificado de producto conforme a la marca N de AENOR según el Reglamento Particular de Certificación de AENOR RP 058.02 para pararrayos con dispositivo de cebado (PDC).

Solicite más información

Quiero contactar con un experto.

Deseo recibir la información y noticias de Aplicaciones Tecnológicas.