AT RESEARCH CENTER – Un laboratorio dotado para los estudios más exigentes de protección contra el rayo

Actualmente se exigen cada vez más garantías de que cualquier equipo o utensilio esté ensayado conforme a las normativas para asegurar su correcto funcionamiento. El rayo es un fenómeno capaz de provocar grandes daños personales y materiales, pero no se puede anticipar con exactitud cuándo y dónde caerá uno. Sin embargo, es vital que los sistemas destinados a proteger contra sus efectos funcionen de manera correcta y ajustados a las normativas vigentes. Aplicaciones Tecnológicas cuenta con el AT Research Center, uno de los laboratorios del mundo mejor dotados para los ensayos de Sistemas de Protección Contra el Rayo (SPCR), en el que se realizan las pruebas más exigentes para medir la fiabilidad de todos sus componentes.

En la actualidad no se puede reproducir el fenómeno completo del rayo en un laboratorio, por lo que se debe separar sus dos componentes principales, tensión y corriente, para ejecutar pruebas por separado y, de esta forma, testar la efectividad de los Sistemas de Protección contra el Rayo (SPCR) para que cumplan con las normativas vigentes y con su función última: proteger contra los efectos destructivos de las descargas atmosféricas.

Un pararrayos con dispositivo de cebado (PDC) es un pararrayos de alta tecnología, que se caracteriza por emitir un trazador ascendente continuo antes que cualquier otro objeto dentro de su radio de protección. Ese avance en la emisión del trazador se mide en laboratorio con unos ensayos descritos en las normativas aplicable a estos equipos. Los pararrayos DAT CONTROLER® REMOTE de Aplicaciones Tecnológicas se ensayan de acuerdo a estas normativas. Además, y gracias a nuestro laboratorio AT Research Center, pueden someterse a pruebas más exigentes para disponer de las mayores garantías de funcionamiento.

Las normativas de protección contra el rayo definen la eficacia de un sistema de protección a través de los Niveles de Protección (NP). El nivel más exigente (NP I) debe ser capaz de captar y soportar los efectos de al menos el 99% de las descargas, para lo que se tienen en cuenta las estadísticas existentes sobre las características de los rayos. Uno de los parámetros más críticos en esta definición es la corriente de pico: deben ser capaces de soportar corrientes de pico de 200kA (onda 10/350µs), que es la cifra que corresponde a ese 99%.

AT Research Center, más allá de la norma para mejores sistemas de protección contra el rayo

Aplicaciones Tecnológicas dispone del AT Research Center, uno de los laboratorios con los mejores equipos del mundo para el desarrollo de productos y servicios en el campo de la prevención y protección frente a los efectos de las descargas eléctricas atmosféricas. En él se reproducen diversas condiciones propias de un rayo para probar los componentes de los SPCR en un entorno controlado.

En el AT Research Center se aplican 250kA de corriente en la realización de pruebas de estrés eléctrico, muy por encima de los requerimientos normativos, para que los productos de Aplicaciones Tecnológicas se puedan utilizar en instalaciones de cualquier nivel de protección.

La tensión (el campo eléctrico), se utiliza para reproducir las condiciones en las que se produce la intercepción del rayo. El Laboratorio de Alta Tensión del AT Research Center, de 1,2 MV, está enfocado a la evaluación de los procesos previos a una descarga: la formación, la propagación y la intercepción del rayo.

La corriente se emplea para verificar que los componentes del SPCR (pararrayos, componentes de conexión, fijaciones, conductores, etc.) son capaces de soportar los efectos eléctricos, térmicos y mecánicos del rayo una vez ha sido interceptado, para que pueda ser conducido hasta el sistema de toma de tierra de forma segura. El Laboratorio de Alta Corriente del AT Research Center cuenta con dos generadores de alta intensidad: un generador de 250 kA de corriente máxima en onda 8/20 µs y otro de 320 kA en onda 10/350 µs. Este laboratorio está dedicado al ensayo y estudio de los efectos directos e indirectos del rayo y se usa para evaluar los sistemas de protección interna y externa.

Ensayos adicionales: equipos robustos y protegidos ante cualquier situación adversa

Los elementos de un sistema de protección externa se instalan en intemperie, por lo que deben estar preparados para soportar cualquier condición climatológica, evitar la corrosión y, en general, mantener sus características de funcionamiento a lo largo del tiempo.

En el AT Research Center se reproducen los severos efectos de una descarga atmosférica, así como otro tipo de ensayos adicionales que permiten verificar la máxima robustez de los equipos desarrollados, como tests climáticos, de aislamiento, envejecimiento, mecánicos, etc.

Si quiere saber más sobre los productos y servicios de protección contra el rayo de Aplicaciones Tecnológicas S.A., puede ponerse en contacto con nosotros a través de este enlace.

Si lo desea, también puede asistir a cualquiera de nuestras formaciones online gratuitas sobre protección contra el rayo en nuestra página de webinars.