El detector de tormentas ATSTORMv2 puede evitar daños personales en espacios abiertos

Continúa la preocupación sobre la protección de espacios abiertos por la nueva tragedia debida a un rayo en una playa de Brasil

Poco después de la caída de un rayo en una ciudad balnearia en Argentina, que causaba el fallecimiento de tres personas, llegaban a través de internet las imágenes, captadas por un fotógrafo, en que una mujer moría en el litoral de Sao Paulo por el impacto cercano de un rayo.

Al igual que en el caso de la playa argentina, los fallecidos son víctimas no del impacto directo del rayo sino de la dispersión de la corriente del rayo en tierra. Cuando esta dispersión se produce, el voltaje entre los dos pies de una persona puede llegar a ser de miles de voltios. Esta magnitud se conoce como «tensión de paso», y es la causa de la muerte de muchos animales durante las tormentas eléctricas y también puede llegar a acabar, como en estos y otros muchos casos, con la vida de las personas.

La protección con pararrayos de cualquier tipo en las playas es inviable por motivos económicos y estéticos. Sin embargo, un detector de tormentas puede cubrir un área mucho más amplia, advirtiendo del peligro para evitar la presencia de personas en el punto de caída del rayo y en sus alrededores. ATSTORMv2 detecta incluso las tormentas que se están formando y es totalmente electrónico, sin partes móviles que pudieran obstruirse o deteriorarse causando fallos en las alertas. Estas características le permiten avisar con tiempo suficiente como para tomar las medidas preventivas necesarias.

Descargue aquí más información sobre ATSTORMv2