PARARRAYOS - PROTECCIÓN SOBRETENSIONES

Tomas de tierra - Soldadura Exotérmica - Detectores de tormenta

Pararrayos - Aplicaciones Tecnológicas: Especialistas en protección contra el rayo, sobretensiones transitorias y permanentes, detectores de tormentas.

APLICACIONES TECNOLÓGICAS USA COOKIES EN ESTA PÁGINA WEB

Nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para obtener estadísticas de uso del sitio web y recoger datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad. Si continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Puede consultar información detallada sobre las cookies y su uso en nuestra Política de cookies.

 

Queremos mantenerle informado sobre las novedades referentes a los Sistemas de Protección Contra el Rayo (pararrayos, protección contra sobretensiones, detectores de tormentas), actualización de las normativas existentes, desarrollo de cursos especializados de formación, jornadas técnicas, así como las distintas aplicaciones y posibles descargas desarrolladas.

Mantenimiento de pararrayos: ¿cómo y cuándo se realiza?

06/09/2018

Los pararrayos deben someterse a inspecciones y mantenimientos periódicos, según indican las normativas nacionales e internacionales (UNE21186, NF-C 17 102, IEC EN 62305). Estas inspecciones periódicas del pararrayos permiten detectar desviaciones respecto a las normas de referencia o anomalías en la instalación provocadas por las condiciones medioambientales, como sería la corrosión, las manipulaciones incorrectas, como serían seccionamientos o robos, u otras circunstancias, como ampliaciones del edificio donde se ubica el pararrayos.

Mantenimiento de pararrayos    

La revisión de la instalación de pararrayos ha de formar parte de la rutina de mantenimiento de los edificios y del plan anual de actuaciones.

¿Por qué es necesario el mantenimiento de un pararrayos?

Todos los sistemas de protección contra el rayo deben llevar un seguimiento y mantenimiento. Si no se realiza un correcto mantenimiento del pararrayos existe el riesgo de que el impacto del rayo no esté controlado ni su corriente conducida y dispersada de una manera segura.

El paso del tiempo puede deteriorar los diversos elementos del sistema de protección contra el rayo, reduciendo la seguridad de la instalación si estos no están correctamente mantenidos.

Para que un sistema de protección contra el rayo funcione de forma óptima, cada una de sus partes debe estar en correcto estado:

  • Los pararrayos, o elementos captadores, deben funcionar correctamente. En el caso de los pararrayos con dispositivo de cebado (PDC), el elemento que produce el líder ascendente debe estar en buen estado para mantener el avance en el cebado que se ha medido en el laboratorio.
  • Las bajantes deben mantener la continuidad en todo momento y estar bien fijadas para evitar chispas y roturas.
  • La resistencia de la toma de tierra debe permanecer menor a 10 ohmios para que la corriente del rayo se disipe con rapidez, minimizando las corrientes de retorno y las tensiones de paso y contacto que pueden resultar muy peligrosas para las personas.

Medir la resistencia de la toma de tierra en el procedimiento de revisión del pararrayos

¿Cómo se realiza la revisión del pararrayos?

El procedimiento para el mantenimiento del pararrayos consiste en dos tipos de verificaciones:

Inspección visual en la revisión de la instalación del pararrayos

Comprueba que:

  • No existen daños debido al impacto de rayos.
  • El pararrayos conserva íntegros todos sus elementos.
  • La continuidad de los conductores es correcta.
  • Las fijaciones se encuentran en buen estado.
  • No existen piezas deterioradas por corrosión.
  • El estado de las uniones equipotenciales es correcto.

Verificación completa en el mantenimiento de la instalación de pararrayos

La verificación completa comprende las inspecciones visuales antes descritas y otras medidas. Se requiere verificar la continuidad eléctrica de los conductores y el correcto funcionamiento del pararrayos según las indicaciones del fabricante.

En el caso de los pararrayos de tipo PDC también se debe comprobar el correcto funcionamiento del cabezal. Los pararrayos se instalan en el punto más alto de la estructura, siempre dos metros por encima de cualquier elemento a proteger y generalmente sobre un mástil de seis metros, por lo que en la mayoría de ocasiones resulta complicado acceder hasta este cabezal y pone en riesgo al operario que debe ejecutar estas revisiones.

Para facilitar esta tarea de mantenimiento, en Aplicaciones Tecnológicas se ha incorporado un testador remoto al pararrayos con dispositivo de cebado (PDC) DAT CONTROLER REMOTE. De esta manera, no es necesario acceder físicamente hasta el cabezal, ya que dispone de un sistema que comprueba diariamente el estado y envía el resultado a una aplicación web, donde se pueden consultar los datos actualizados en todo momento.

En lo que respecta al sistema de puesta a tierra, es fundamental medir la tierra, ya que podría variar con el tiempo y es importante garantizar que permanece inferior a 10 Ω. Se recomienda revisar las tomas de tierra anualmente y, de hecho, en muchos países existe una normativa que así lo exige. Así, si se registran valores elevados de tierra, será necesario utilizar un mejorador de la conductividad tipo Conductiver Plus o adecuarla con más picas.

Igualmente, en la revisión se debe verificar que las líneas que lo requieran están protegidas contra sobretensiones.

Tras las verificaciones descritas, cuando se detecten deterioros o anomalías en la instalación, es primordial realizar las reparaciones o ejecutar las medidas correctivas necesarias en el menor tiempo posible para asegurar una protección óptima.

En ambas verificaciones periódicas (visual y completa) la persona responsable de las acciones de mantenimiento debe elaborar un informe que documente las revisiones realizadas, aportando datos y fotografías.

Revisión de pararrayos

¿Cuándo realizar la revisión del pararrayos?

Según indican las normativas, la instalación de un pararrayos debe someterse a una revisión siempre que la estructura del edificio se modifique o repare, o cuando la estructura haya recibido el impacto de un rayo. De acuerdo con este requerimiento, resulta de gran ayuda que la instalación tenga un contador de rayos que nos informe de los rayos que impactan con la estructura. Para ampliar información sobre el funcionamiento del contador de rayos visite la ficha técnica de ATLOGGER, que además registra la información sobre el día y la hora del impacto.

Incluso si estas situaciones no se producen, las revisiones del pararrayos deben efectuarse de manera periódica. Como parte del protocolo de mantenimiento, se realizan los siguientes tipos de verificaciones:

  • Verificación visual: revisión anual en el caso de instalaciones de nivel de protección I y II. Para niveles de protección III y IV, la verificación visual ha de realizarse como máximo cada dos años.
  • Verificación completa: para niveles de protección I y II, la verificación completa se realizará como máximo cada dos años. En niveles de protección III y IV, la verificación se realizará al menos cada cuatro años.
  • Verificación completa de los sistemas críticos: esta verificación se debe realizar al menos una vez al año en todos los niveles de protección.

En algunos países, como México o India, entre otros, donde la temporada de lluvias está muy centrada en una época del año y es abundante, resulta muy importante realizar el mantenimiento de pararrayos antes del comienzo de este periodo del año. Contacte con un especialista para realizar el mantenimiento de pararrayos necesario y recibir el asesoramiento adecuado.

Para mantenerse informado sobre noticias relacionadas con la protección contra el rayo y otras noticias del sector, suscríbase a nuestra newsletter.