Tomas de Tierra

La toma de tierra es un elemento fundamental de cualquier instalación eléctrica, protegiendo de diferencias de potencial peligrosas, tanto a equipos como a personas.

En un sistema de protección contra el rayo la toma de tierra es un elemento imprescindible, ya que en ella tiene lugar la dispersión de la corriente del rayo. Cada conductor de bajada debe tener una toma de tierra, constituida por elementos conductores en contacto con el terreno capaces de dispersar la corriente del rayo.

Según el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) español: “Las puestas a tierra se establecen principalmente con objeto de limitar la tensión que, con respecto a tierra, puedan presentar en un momento dado las masas metálicas, asegurar la actuación de las protecciones y eliminar o disminuir el riesgo que supone una avería en los materiales eléctricos utilizados”.

Los objetivos de un sistema de puesta a tierra en baja tensión son los siguientes:

  • Proveer seguridad a las personas limitando la tensión de contacto.
  • Proteger las instalaciones dando un camino de baja impedancia.
  • Mejorar la calidad de la señal minimizando el ruido electromagnético.
  • Establecer un potencial de referencia equipotencializando el sistema.

Cómo conseguir una buena toma de tierra

Para obtener una toma de tierra eficaz es imprescindible conseguir una baja resistencia de tierra, usando conductores con una alta resistencia a la corrosión y una sección adecuada para transportar la corriente esperada y. También es conveniente realizar las interconexiones de dichos conductores con uniones realizadas con soldadura exotérmica o aluminotérmica.

Otros factores determinantes en una toma de tierra son los siguientes:

  • Para poder medir la resistencia de la toma de tierra de forma habitual es necesario colocar un registro de inspección.
  • La humedad del terreno reducirá la resistencia de tierra.
  • Los compuestos mejoradores de tierra reducen la resistividad del terreno.
  • Se debe conocer las instalaciones eléctricas o de gas enterradas para respetar la distancia de seguridad especificada en cada caso.
  • Se debe conocer las tuberías o depósitos de agua enterrados para unir la toma de tierra equipotencialmente a ellos.

Para lograr una resistencia de puesta a tierra adecuada en terrenos con resistividad elevada, deben utilizarse electrodos especiales para terrenos de baja conductividad, electrodos profundos o anillos conductores perimetrales.

Toma de tierra para sistemas de protección contra el rayo

En un sistema de protección contra el rayo, tanto con pararrayos con dispositivo de cebado o mediante mallas y puntas Franklin, la toma de tierra es un elemento imprescindible, ya que en ella tiene lugar la dispersión de la corriente del rayo. Cada conductor de bajada debe tener una toma de tierra.

Las normativas recomiendan que la resistencia de la toma de tierra del pararrayos, separada de cualquier otro elemento, sea inferior a 10Ω. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que el rayo es una corriente impulsional, por lo que es importante que la impedancia de la toma de tierra no sea elevada. Por lo tanto, no es aconsejable utilizar un único elemento de gran longitud.

El empleo de electrodos profundos es interesante si la resistividad de la superficie es particularmente elevada y existen estratos inferiores del terreno más húmedos. Para la dispersión del rayo las configuraciones tipo radial en triángulo o en pata de ganso son adecuadas.

En general, se recomienda unir la toma de tierra de los pararrayos a otras tomas de tierra existentes de la instalación, preferiblemente con una vía de chispas de aislamiento para evitar problemas de ruidos y par galvánico.

Solicite más información

    Quiero contactar con un experto.

    Deseo recibir la información y noticias de Aplicaciones Tecnológicas.