La clave del éxito: una protección integral contra el rayo

Los pararrayos DAT CONTROLER PLUS y los protectores contra sobretensiones de las series ATSHOCK y ATCOVER protegen instalaciones turísticas y de pública concurrencia.

La misión jesuítica de Santísima Trinidad del Paraná es un conjunto de pueblos misioneros fundados a partir del siglo XVII por la orden religiosa católica de la Compañía de Jesús entre los aborígenes guaraníes. Es la misión mejor conservada y más extensa del Paraguay, por lo que se declaró Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993, siendo un reclamo turístico importante del país.

Para la realización del proyecto de protección contra el rayo en primer lugar se procedió a la evaluación del riesgo según la normativa internacional IEC 62305-2 aplicando el software de Aplicaciones Tecnológicas, S.A. CD-RISK. Se obtuvo un nivel de protección 3 con una protección contra sobretensiones coordinada.

Como la instalación a proteger es un espacio abierto, se propuso una protección con 4 pararrayos con dispositivo de cebado DAT CONTROLER® PLUS 60, según la normativa UNE 21186, que dan una cobertura suficiente para el área que se desea proteger. Se aprovechó la altura de unas columnas de hormigón armado para ubicar los cuatro pararrayos para que queden por encima de los elementos.

Los pararrayos DAT CONTROLER® PLUS disponen de las mayores garantías de funcionamiento como avala el certificado de producto con el sello N de AENOR. Cumplen las exigencias de las últimas ediciones de las normativas de protección contra el rayo y llegan incluso más allá de estas normas con un exhaustivo control de calidad, ensayos de corriente más severos y certificación de funcionamiento bajo lluvia.

Como indica el cálculo de riesgo, la instalación de pararrayos, con sus bajantes y tomas de tierra, evita el impacto directo del rayo en la estructura pero no sus efectos secundarios en las líneas de servicio que llegan a los equipos eléctricos y electrónicos. Por lo que es necesaria una protección coordinada contra sobretensiones.

Tras realizar un estudio contra sobretensiones se propuso una protección de tipo 1 mediante protectores de la serie ATSHOCK que aguantan 50 kA de corriente impulsional por polo para el cuadro principal, y una protección de tipo 2 mediante protectores de la serie ATCOVER que dejan una tensión residual menor de 900 V para los cuadros de la cabina de control.