La normativa de instalaciones eléctricas ratifica que el recubrimiento de cobre de las picas de acero debe ser de al menos 250 micras de espesor

El recubrimiento de cobre debe mantenerse tras el hincado de la pica en la tierra, protegiendo al electrodo de la corrosión

La IEC 60364 es la normativa internacional de instalaciones eléctricas en baja tensión. Dentro de esta norma, la sección 5-54 trata de las puestas a tierra, detallando entre otras cosas los materiales y dimensiones de los electrodos y conductores con los que se realizan. Actualmente se está traduciendo para su incorporación a las normas UNE la tercera edición de esta normativa, en la que se especifica que el espesor de la capa cobre que recubre las picas de acero debe ser de al menos 250 micras, como ya se requería en las normativas de protección contra el rayo.

La norma admite una excepción: este espesor puede reducirse a no menos de 100μm en los casos en que se tomen precauciones especiales para evitar daños mecánicos al cobre durante el proceso de instalación. Es decir, que si las picas tienen un recubrimiento de menos de 250 micras se deberán instalar siempre con en un orificio ya realizado de tamaño mayor que la pica, de forma que el recubrimiento de cobre no se dañe durante el hincado. Después, el orificio deberá rellenarse con algún compuesto tipo bentonita para asegurar el buen contacto del electrodo con la tierra. Todo este proceso encarece la instalación y aumenta las posibilidades de mal contacto con la tierra y de peligro de corrosión del electrodo.

Descargue aquí más información sobre nuestros electrodos de acero cobrizado

Referencias recomendadas: AT-077H, AT-041H y AT-098H