Qué puede hacer un sistema de protección contra el rayo en su empresa

Los daños mundiales asociados a impactos de rayo se estiman en miles de millones de dólares. Contar con una protección adecuada evita graves pérdidas económicas.

Cada segundo se producen entre 75 y 100 descargas eléctricas en el mundo con una intensidad media de 20.000 amperios (algunos rayos llegan incluso hasta los 200.000). Se calcula que alrededor de 24.000 personas mueren anualmente y otros 240.000 resultan heridos debido a este fenómeno. En cuanto a las pérdidas económicas, las estadísticas revelan que los daños producidos por impacto de rayo se cuantifican en miles de millones de dólares al año. Sólo en Estados Unidos estas pérdidas ascienden a 5.000 millones.

Un sistema normalizado de protección contra el rayo disminuye significativamente estos riesgos y es especialmente importante en aquellas estructuras que albergan gran cantidad de equipos eléctricos y electrónicos, como es el caso de la industria.

Contar con pararrayos, protectores contra sobretensiones y tomas de tierra adecuados a la instalación a proteger, evitará, en gran medida, daños en edificios y en equipos por impacto directo o por incendio causado por una descarga eléctrica. También evitarán costes muy elevados ocasionados por la interrupción de servicio, la parada de línea en los procesos de fabricación o el arranque y parada de maquinaria si los equipos de control se ven afectados por los efectos del rayo.

Además y como protección preventiva, los detectores de tormentas ayudarán a activar las medidas preventivas necesarias en caso de tormenta eléctrica, minimizando los posibles daños.