Algunos puntos clave para la seguridad de las personas y los equipos durante las tormentas

La noticia de un rayo que causó graves daños en un pequeño pueblo revela el desconocimiento que existe en la sociedad sobre la protección contra los efectos de las descargas

A finales de junio recibíamos a través de internet la noticia de que, según se publicaba, un rayo había "inutilizado electrodomésticos y paralizado los servicios" de un pueblo de poco más de 1000 habitantes, llegando incluso a afectar a pueblos situados en un radio de 10 kilómetros. Según las mismas fuentes, "la poderosa descarga sobre el pararrayos del Consistorio se sintió en todo el pueblo y bloqueó oficinas e industrias". Al interesarnos por este caso, vimos que en realidad no existe tal pararrayos aunque sí una antena de gran altura, sin protección. Además, en el pueblo las líneas de suministro eléctrico y de otros servicios son aéreas.

A pesar de ser muy habitual, el fenómeno del rayo es poco conocido fuera de los foros especializados. Sin embargo, es importante para la seguridad de las personas y para salvaguardar los equipos que se tengan en cuenta al menos algunos puntos clave:

  • El pararrayos tiene que estar al menos dos metros por encima de cualquier objeto a proteger. Los objetos de menor altura no están protegidos.
  • El radio de protección de un pararrayos es de algunos metros en caso de una punta Franklin y de decenas de metros para los pararrayos con dispositivo de cebado (un máximo de 120 metros para el nivel de protección menos exigente y si el pararrayos está situado 60 metros por encima del objeto a proteger).
  • Los pararrayos protegen contra descargas directas a la estructuras, pero no contra las sobretensiones que causan las descargas, ni contra los impactos lejanos en las líneas. Por tanto, para proteger los equipos eléctricos y electrónicos es imprescindible la instalación de protectores contra sobretensiones
  • Esta necesidad es aún mayor si las líneas de suministro no están enterradas ni apantalladas, ya que son punto posible de impacto de rayo y, en cualquier caso, más sensibles a los importantes campos electromagnéticos que se crean durante las tormentas.
  • En cualquier caso, es preferible durante una tormenta refugiarse dentro de un edificio (preferentemente protegido), desconectar los servicios y mantenerse alejado de elementos metálicos.

Descargue aquí más información sobre la instalación de los sistemas de protección contra el rayo